Yoga y las estaciones del año

¿Cuál es tu estación del año favorita? Yo lo tengo claro: el invierno. Pero, aunque disfruto enormemente con el frío y me encanta envolverme en capas de ropa para salir a sentir el aire invernal, reconozco que cada una de las cuatro estaciones tiene su encanto, su magia, y que en todas hay algo que me gusta observar y sentir.

Desde hace ya unos años, acompañada por mi práctica de yoga, también observo cómo en cada estación fluyo de una manera diferente: respiro, me muevo, descanso, me nutro de forma distinta. En ocasiones es más consciente (es fácil fijarse en la alimentación porque los productos de temporada cambian claramente), otras veces es más sutil.

Disfruta cada estación

Como decía, me encanta el invierno. Pero eso no quita para que reciba, abrace y respire plenamente cada cambio de estación cada año. Porque, aunque se trata de un ciclo que ya conocemos muy bien, que esperamos con anticipación (sobre todo, si se trata de nuestra época preferida), cada año es diferente. Puedes tomarte los cambios como una novedad, te sorprenderá descubrir detalles en los que no habías reparado previamente.

El yoga te puede acompañar y prepararte a todos los niveles, adaptando tu cuerpo, tu mente y tu estado de ánimo a lo que ocurre en el exterior: mientras que en primavera te apetece salir a respirar, en verano quieres sentir el calor sobre tu piel, sin embargo, en otoño quieres pisar las hojas caídas y sentir cómo crujen, pero en invierno te apetece tocar la nieve.

Abraza cada cambio de estación como si fuera una novedad: déjate sorprender por lo que ves fuera y lo que sientes dentro.

Te propongo unas cuantas posturas y ejercicios de respiración que puedes practicar con cada nueva estación. Bien cuando esta empieza o bien a lo largo de la misma. Intercalándolas con tu práctica habitual o tus clases de yoga en grupo.

Elige un rincón de tu casa adecuado para la práctica, asegúrate de que puedes practicar sin interrupciones y acompáñate de música, luz u otros elementos a tu gusto (incienso, aceites esenciales, etc.). Si lo deseas, abre bien la ventana y siente el clima de cada estación plenamente. Tómate unos minutos iniciales para conectar con tu propia respiración, para enfocarte en el momento. Finaliza cada serie de posturas en relajación, cubriéndote con una manta y por supuesto, sin prisa por volver.

Karma Yoga Valladolid

El yoga te puede acompañar y prepararte a todos los niveles, adaptando tu cuerpo, tu mente y tu estado de ánimo a lo que ocurre en el exterior

Asanas y pranayama para cada estación

Primavera.

  • Surya Namaskar o saludos al sol C y A – al menos 3 vueltas de cada uno
  • Virabhadrasana II o el guerrero II
  • Virabhadrasana I o el guerrero I
  • Utthita trikonasana o el triángulo
  • Parvritta trikonasana o el triángulo girado
  • Utkatasana o la silla
  • Ustrasana o el camello
  • Urdhva dhanurasana o la rueda
  • Salamba sirsasana o la postura sobre la cabeza
  • Halasana o el arado
  • Antes de comenzar o tras finalizar, antes de la relajación, practica al menos 5 minutos de respiración abdominal lenta y profundamente.

Verano

  • Surya Namaskar o saludos al sol C, A y C otra vez – al menos 2 vueltas de cada uno
  • Vrksasana o el árbol
  • Navasana o el barco
  • Ustrasana o el camello
  • Balasana o el niño
  • Urdhva dhanurasana o la rueda
  • Virasana o el heroe
  • Kakasana o el cuervo
  • Paschimottanasana o la pinza sentada
  • Matsyasana o el pez
  • Antes de comenzar o tras finalizar, antes de la relajación, practica al menos 5 minutos de respiración refrescante o sitali: formando un tubo con tu lengua, fuera de la boca, inhala por la boca, cierra y exhala por la nariz. Si no te es posible hacer un tubo, pliega tu lengua hacia tu paladar, dejando la boca suavemente abierta durante las inhalaciones.

Otoño

  • Surya Namaskar o saludos al sol C – al menos 5 vueltas
  • Viravadrasana I o el guerrero I
  • Utthita trikonasana o el triángulo
  • Prasarita padottanasana A o la flexión delante de pie A
  • Prasarita padottanasana B o la flexión delante de pie B
  • Prasarita padottanasana C o la flexión delante de pie C
  • Deviasana o la diosa
  • Salabhasana o el saltamontes
  • Ardha matsyendrasana o la torsión sentada
  • Viparita karani o las piernas elevadas
  • Antes de comenzar o tras finalizar, antes de la relajación, practica al menos 5 minutos de respiración completa: inhala llenando abdomen, pecho, clavículas y exhala en el mismo orden. De manera larga y profunda.

Invierno

  • Chandra Namaskar o el saludo a la luna – al menos 3 vueltas
  • Dandasana o el bastón
  • Sucirandhrasana o el ojo de aguja
  • Ananda balasana o el bebé feliz
  • Jathara parivartanasana o la torsión tumbada
  • Bhujangasana o la cobra
  • Bitilasana-marjaryasana o el gato-vaca
  • Baddha konasana o la mariposa
  • Paschimottanasana o la pinza sentada
  • Viparita karani o las piernas elevadas
  • Antes de comenzar o tras finalizar, antes de la relajación, practica al menos 5 minutos de respiración natural, sintiendo qué necesitas, cómo respiras, cuáles son tus propios ritmos.

Qué más puedes hacer

Todo lo anterior es yoga y te prepara para disfrutar plenamente de cada clima, de la luz exterior, de los alimentos que te nutren. También es yoga, aunque se practique fuera de la esterilla, salir a sentir esos cambios. Si está a tu alcance, sal a la naturaleza, abandona el asfalto, pasa un día entero recorriendo el campo y empapándote de todo: los colores, los sonidos, las texturas, la temperatura.

O también puedes, sencillamente, sentarte con los ojos cerrados y escucharte plenamente. ¿Qué te sugiere cada estación? ¿Cómo te hace sentir? ¿Observas si descansas, respiras, comes, te relacionas? Anota en un cuaderno todo lo que venga a tu mente. Registrarlo te servirá para compararlo con años sucesivos y detectar patrones. Si algún momento del año te hace sentir incomodidad, podrás saberlo y adelantarte a ello.

¿Primavera, verano, otoño o invierno? ¿Cuál te gusta más? ¡Nos encantará leerte!

Deja un comentario